Calle de Arafo 9 Loc Izq - Güímar
+34 623 10 21 81
info@depuracioncorporal.com

Alimentación fisiológica

¿A qué llamamos –Alimentación Fisiológica– en Depuración Corporal ?

Alimentación fisiológica significa literalmente, alimentarse según la fisiología de nuestro cuerpo. Para ello creemos que nuestra dieta debe estar basada fundamentalmente en: frutas, verduras, semillas, frutos secos, fermentos, aceites, algas y condimentos.

En paralelo, creemos que la proteína animal, los cereales y los amiláceos (papa, batata, calabaza, yuca) deben consumirse de manera ocasional para no generar consecuencias indeseadas.

Esta definición no excluye por completo este último grupo, ya que, como diremos más adelante, somos máquinas de adaptarnos.

De lo que si estamos convencidos es de que, cuanto menos productos industrializados, mejor. Los productos muy manufacturados, refinados, de paquete, lata o bote, deben intentar evitarse al máximo para asegurarnos que los ingredientes de nuestras preparaciones sean lo más naturales posible.

Datos vs decisiones personales

Si nos liamos la manta a la cabeza buscando información acerca de si el ser humano es frugívoro, carnívoro, herbívoro u omnívoro, encontraremos toda clase de opiniones, muchas de ellas muy bien justificadas.

Lo cierto de todo esto es que el ser humano, como muchos otros seres vivos de este mundo, es una máquina de adaptarse a su entorno. Pero ojo, mucho cuidado con esta definición porque, adaptación no es sinónimo de perfección, sino solo eso, adaptación.

A la hora de analizar este tema para tomar una decisión alimenticia para nuestra vida, debemos tener en cuenta que cuanto más alineados a leyes de la naturaleza estemos, mejor calidad de vida tendremos, de eso no hay duda. Es como un coche (por hacer una analogía), si lo cuidamos como describe el manual de uso y le hacemos el mantenimiento que sugiere el fabricante, más tiempo nos durará en buenas condiciones. Pues con nuestro cuerpo ocurre algo muy similar.

Alimentación alineada a nuestra fisiología

La disposición y forma de nuestros dientes, la falta de garras o colmillos de caza y la poca velocidad al correr (solo por citar algunos datos) hace que casi ningún animal nos tema ni nos vea como una amenaza, por ello, entre muchas otras razones biológicas de peso, el ser humano no es un cazador nato.

Si comparamos nuestro aparato digestivo con otras especies, nos daremos cuenta muy rápido que estamos mucho más cerca de un frugívoro/herbívoro que de un carnívoro o un omnívoro. Las enzimas de nuestra saliva, la acidez del estómago (entre 4 y 5 de Ph), los molares para masticar en lugar de colmillos que desgarren la carne, 1 solo estómago, y un largo etc, nos los ponen rápidamente en evidencia. Ver tablas comparativas

Hay muchísimas más variables que entran en la ecuación a la hora de ponernos de acuerdo en cuál es la manera ideal de alimentarnos, como por ejemplo, las bacterias que forman nuestra micro-biota, la acidez metabólica que genera el consumo de proteína animal, la «leucocitosis post-prandial» (activación del sist. inmune) que genera la cocción de los alimentos (aunque el ser humano lleva unos 400.000 años adaptándose a la comida cocida) o la problemática que genera el consumo de almidones complejos en animales que no son omnívoros. Pero en esta publicación no ahondaremos en ellas, ya que el objetivo de ésta, no es convencer a nadie de nada, sino, solamente explicar nuestras razones.

Eso sí, para nosotros es IMPORTANTE esta aclaración: La dieta que elijamos seguir, debe estar adaptada a nuestro entorno y proximidad. Esto quiere decir que, aunque la macrobiótica diga que las judías Azukis sean muy beneficiosas, éstas no pertenecen al entorno de un Español, por ejemplo. Entonces ¿que debemos hacer? pues conseguir una judía local, que conlleva menos transporte (por ende menos contaminación), está más adaptada al clima local donde va a ser consumida, favorece la producción local y otros etcéteras. En resumen, no es necesario traer cosas desde muy lejos sino más bien utilizar ingredientes naturales, baratos y en lo posible de cercanía.

Tablas comparativas

La comida fisiológica también puede ser sinónimo de comida rica

Podemos asegurar sin temor a equivocarnos, que hay recetas muy rápidas, sencillas y de bajo coste que podemos preparar en casa, tanto para comer sobre la marcha, como para llevarnos al trabajo.

Cuando ampliamos la variedad de ingredientes y condimentos que solemos usar en nuestra cocina y nos abrimos a olores, sabores y texturas nuevos, no solo extendemos nuestros sentidos y sensaciones sino también nuestra capacidad de adaptarnos a cosas nuevas.

Por esta y por muchas otras razones, los invitamos a que se den una vuelta por la sección de recetas de nuestro blog y que se animen a hacer alguna de las preparaciones que les ofrecemos.

Resumen:

En Depuración Corporal no nos sentimos pertenecientes a ninguna comunidad alimentaria en concreto: ni vegetarianos, ni veganos, ni carnívoros, ni crudiveganos, ni ningún otro. Solamente abogamos por una alimentación sana, con ingredientes naturales, priorizando frutas, verduras, semillas, fermentos, germinados, frutos secos, aceites, algas, condimentos, legumbres y, sobre todo, minimizando al máximo el uso de aditivos alimentarios.

No obstante es muy importante saber que la alimentación es solo una parte para una vida saludable. Una alimentación fisiológica debe ir SIEMPRE acompañada de los otros 5 Procesos Depurativos para poder obtener un beneficio real.

Este tipo de alimentación es la base del Proceso 6 del Proceso Depurativo, llamado Nutrir sin ensuciar, que debe acompañar al resto de procesos durante toda la depuración.


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad