Calle de Arafo 9 Loc Izq - Güímar
+34 623 10 21 81
info@depuracioncorporal.com

¿Conoces tus emociones?

Las emociones (parte 1/7) – Introducción

En Depuración Corporal entendemos que el somos un «todo» y por ello no solamente trabajamos sobre la parte física, sino también sobre la parte emocional y energética.

¡Conozcamos a nuestras grandes compañeras de viaje!

¿Qué son las emociones?

Las emociones son las respuestas fisiológicas que tiene el cuerpo ante un estímulo interno o externo. Estos estímulos son situaciones que ocurren a nuestro alrededor o en nosotros mismos. Las emociones nos dan información sobre cómo debemos actuar ante una situación para que le demos al cuerpo el equilibrio que necesita en ese momento, es un mecanismo de adaptación.

Podemos decir de las emociones que son respuestas fisiológicas instintivas, primitivas e involuntarias y que nos ayudan en nuestra «supervivencia», por ello son también difíciles de controlar, porque se activan antes de que la mente sea capaz de darse cuenta.

Pongamos un ejemplo: si vemos un león o una araña, cualquier animal que pueda hacernos daño y que ponga en peligro nuestra integridad física, la emoción que se dispara es el miedo. Ante esta emoción, el cuerpo reacciona aumentando el latido cardíaco, para mandar más sangre a todo el cuerpo y sobre todo a los músculos, que son los que nos ayudarán a huir más rápidamente.

En el ejemplo anterior, podemos decir que el estímulo es el animal que nos hace sentir que nuestra integridad física está en peligro. La emoción es el miedo, que desencadena una respuesta fisiológica: aumentar el riego sanguíneo para equilibrar el cuerpo ante esa situación de peligro mediante una rápida huida que le proporcionará tranquilidad.

¿Cuál es la diferencia con los sentimientos?

Los sentimientos ya han pasado por el filtro de nuestra mente, ya hemos hecho una valoración consciente de lo que sentimos. No son primitivos ni instintivos como las emociones, son una interpretación subjetiva de las emociones a la que ponemos un nombre. Los sentimientos son duraderos en el tiempo, al contrario que las emociones, porque las emociones aparecen para adaptarse a una situación puntual, pero luego desaparecen y pueden generar sentimientos o no.

¿Qué tipos de emociones podemos distinguir?

Podemos encontrar diferentes clasificaciones sobre las emociones, pero me gustaría que trabajemos sobre las emociones básicas o primarias, aquellas que son innatas en el ser humano y que no están condicionadas ni por la sociedad en la que vivimos, ni por la cultura ni por las experiencias vividas.

Podemos decir que, de las emociones primarias, nacen otras emociones, las secundarias. Pensemos en los colores: tenemos colores primarios que si los mezclamos, crearemos colores secundarios. Según Paul Ekman, las emociones secundarias resultan de la interacción con los demás en la sociedad, de nuestro crecimiento e incluso de la combinación de varias emociones primarias.

Las 6 emociones primarias que Ekman definió son:

  • Miedo
  • Tristeza
  • Ira
  • Alegría
  • Sorpresa
  • Asco

Te recomiendo una película infantil de Disney que se llama «Del revés» o «Inside Out» (en inglés). Puedes verla con los más peques, es muy divertida y cuenta la historia de una niña que se tiene que trasladar a vivir a otro lugar y 5 de las emociones primarias compiten en su interior por tomar el control de sus acciones.

¿Cómo podrían ayudarnos las emociones?

Usar las emociones de forma inteligente podría ayudarnos a conocernos a nosotros mismos, de tal forma que sabiendo qué respuestas fisiológicas estamos sintiendo, podemos detectar la emoción y esto implica que sabemos lo que necesita nuestro cuerpo en ese momento y se lo podemos dar.

Si somos observadores de nuestras emociones, podemos descubrir si lo que hacemos a diario es lo que verdaderamente queremos o, por el contrario, lo estamos haciendo por inercia/obligación/rutina. Son el cable directo al descubrimiento de nuestra felicidad.

El conocimiento de nuestras emociones puede ayudarnos a resolver conflictos de nuestro pasado en los que se quedó una emoción anclada a nosotros con su correspondiente energía, en este caso se dice que la emoción es patológica.

Una terapia que ayuda muchísimo a equilibrar nuestras emociones cuando éstas son patológicas y por tanto hay un desequilibrio es la de Flores de Bach.

Descubre más sobre la terapia con Flores de Bach pinchando aquí.

Seguramente habrás escuchado hablar sobre la Inteligencia Emocional, pues esto no es más que conocernos a nosotros mismos, ser consciente de nuestras emociones, saber cómo me siento en cada momento para interactuar con el resto del mundo de forma adecuada y que ninguna emoción suponga bloqueo en mis relaciones.

Ahora que entiendes qué son las emociones, te invito a que comiences a analizar las tuyas, ¿cuáles percibes?

En entradas posteriores analizaremos estas emociones básicas, no te lo pierdas!


Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad