Calle de Arafo 9 Loc Izq - Güímar
+34 623 10 21 81
info@depuracioncorporal.com

Zona de Recetas

Esta sección está dedicada a compartir diferentes recetas saludables, fáciles y rápidas para que el Proceso Depurativo sea algo sencillo de llevar a cabo

Germinados

Germinar semillas en casa es muy sencillo, rápido y de bajo coste. Los germinados son alimentos de gran vitalidad, con alto contenido en agua, enzimas, minerales y una ración importante de vitaminas.
Para germinar nuestros propios brotes solo debemos recordar 3 pasos básicos:
Remojar –> Escurrir –> Germinar



Remojar

Poner en remojo con agua, en un frasco, los granos o semillas que vayamos a germinar, cubriendo con una tela o tul la boca del frasco para evitar que entre polvo o insectos.

La cantidad de horas de remojo dependerá de lo que germinemos. Antes de este párrafo, les hemos dejado una tabla que servirá como guía para saber los tiempos de preparación de cada una de las semillas.

Escurrir

Una vez pasado el tiempo de remojo, escurrimos el contenido del frasco y lo aclaramos con agua limpia, volvemos a vaciar el líquido y colocamos el frasco boca abajo a 45º para que escurra el agua completamente, y así favorecer su continua humedad.

Dado que algunas semillas deben ablandarse más que otras por cuestiones digestivas y químicas (eliminar antinutrientes), es preciso saber que debemos enjuagar, durante unos segundos, varias veces al día con agua limpia, nuestros germinados, mientras dure el proceso de germinación. En la tabla anterior, en la columna Nº de veces de remojo, indicamos la cantidad de veces que es necesario enjuagar los futuros germinados.

Germinar

Ya solo nos queda esperar. Una vez realizados los pasos anteriores, es solo cuestión de tiempo obtener este maravilloso y nutritivo alimento.

El tiempo de espera aproximado también se detalla en la tabla inicial.

Es preciso comentar que, dependiendo del clima o estación del año en que nos encontremos, los tiempos pueden variar considerablemente, ya que la temperatura juega un papel muy importante en este proceso. No obstante, el punto de germinación ideal en cada caso dependerá casi exclusivamente de nuestro gusto y preferencias.

Condimentos

Cuando dejamos a un lado los productos de supermercado (que suelen venir hiper saborizados artificialmente) y comenzamos a preparar nuestra comida solamente con alimentos naturales, muchas veces nos enfrentamos al dilema de “la comida no me sabe, o sabe muy poco”.

Para afrontar este dilema, aconsejamos utilizar condimentos variados y en cantidad. Los condimentos de calidad, además de realzar y proporcionarnos un sabor agradable, nos aportan una gran cantidad de elementos muy importantes para la digestión, la salud e inclusive la belleza de nuestro cuerpo, como por ejemplo: la curcumina, el carvacrol, la piperina, el eugenol, los fitoesteroles, todos los ácidos grasos, y un casi infinito etcétera.

Esto nos ayudará a hacer que nuestra comida sea más sabrosa a la vez que nutritiva, y coadyuvante de nuestra buena salud. Desde aquí proponemos una serie de ideas que puedes aplicar a tus propios platos y preparaciones, por ejemplo:

Los clásicos de nuestra cocina: Pimienta (negra y blanca), pimentón (normal, ahumado o picante), orégano, clavo, eneldo, laurel, canela o nuez moscada.

Los clásicos de la comida asiática: Cúrcuma, cardamomo, curry, garam masala, comino, semillas de cilantro, semillas anís, fenogreco, semillas de mostaza (o molidas).

Aprender a condimentar puede parecer un gran reto, pero a medida que practicamos, nos iremos dando cuenta de cuáles son nuestros propios gustos y nuestras combinaciones ideales para cada plato.

Recordemos que en la cocina existen muy pocas normas, casi todo está sujeto a nuestro gusto e intuición, y por ello, te invitamos a trascender las normas y gustos clásicos. Si abres tu paladar, también abrirás poco a poco tu mente.

Pan Cetogénico

Ingredientes

– 150g o 1-1/4 taza harina de almendra
– 40g o 5 cdas de cáscara de Psyllium (o Psilio) en polvo
– 2 cucharaditas polvo para hornear
– 1 cucharadita de sal
– 2 cucharaditas de vinagre de manzana 225 ml o 1 taza agua hirviendo
– 3 claras de huevo

Precalentar el horno a 175°. Mezclar todos los ingredientes secos en un bol. Llevar el agua a ebullición. Agregar el vinagre y las claras de huevo a los ingredientes secos, y mezclar bien. Agregar el agua hirviendo y volver a mezclar los ingredientes hasta que quede una masa homogénea (no mezcle demasiado, solamente hasta que quede todo ligado).

Poner la masa en una bandeja de horno con papel para hornear y cortarla en 6 pedazos. Humedecerse las manos con un poco de aceite de oliva y darle forma a la masa en 6 panes separados. Opcional: Decorar los panes con semillas de sésamo.

Hornear en la parte inferior del horno durante 50 a 60 minutos, dependiendo del tamaño de sus panecillos.

NOTA IMPORTANTE: Para agilizar esta tarea y comer un pan saludable, recomendamos multiplicar las cantidades de la preparación, congelar el excedente y descongelar los panecillos según necesidad.